viernes, 3 de octubre de 2008

Rifas

Cuando no se tiene nada que contar es momento de recurrir al internet.

Creo que nunca me he ganado gran cosa en una rifa, salvo un par de boletos para los toros, varios electrodomesticos, chidos hasta eso, pero no cuentan tanto por que han sido en posadas de la chamba, y solo una vez me gane 600 dolarotes jugando dados en las vegas, decidi gastarmelos esa misma noche en un buen restaurante, acabe poniendole como 100 dolares mas a la cena, pero vaya que valio la pena.

Todo esto por esta nota que me dejo pensando muchas cosas al mismo tiempo:

1. Si yo fuera mujer, ademas de dificilmente me operaria los senos, jamas me haria tal tipo de intervencion con un doctor y en una clinica que obtuve por haber ganado una rifa, en un antro llamado "sunset".

2. Las letras chiquitas del contrato. Hace algunos años, asesorando a los dueños de un antro, me toco ver de primera mano la rifa de un automovil en una concurso de disfraces. El contrato decia que el auto deberia permanecer con publicidad (enoooorme) del antro, por al menos un año, acabaron intercambaindole el auto por el equivalente al 60% del valor. Ni em imagino las clausulas que ha de llevar un contrato de esta naturaleza.

Dicen que "Sin tetas no hay paraiso", no lo se de cierto, yo solo se que esta nota me dejo pensando un buen rato...

2 comentarios:

Mireya dijo...

¿Qué te parece?
Ya el dinero, carros, casas y viajes no enganchan a la multitud. Ahora con las rifas de cirugías, lo más probable es que las chicas ganadoras tendrían que poner "en alto" dicho premio. De buena suerte los pararon en seco.

No tarda en seguirlo algún simpático y ocurrente empresario de Jalisco.
Saludos.

Mario dijo...

Hey Mireya, tanto gusto...

Lo que mas me sorprende a mi, es el grado de decadencia en que debe estar un grupo social para que eso ocurra. Por lo demas, no creo que muchas ganadoras hayan hecho efectivo su premio.

Saludos!