lunes, 15 de octubre de 2007

inside out

El sabado me las arregle y me escape de un compromiso de la familia de Ange, en realidad fue sencillo, le dije que no tenia en realidad ganas de asistir y que, dado que sus tias favoritas estarian aqui pues mi compañia no solo no le seria necesaria sino que posiblemente en algunos ratos le resultaria incomoda. No se si la convenci, pero a fin de cuentas se fue sola.

Me quede un rato leyendo y despues me fui al parque metropolitano a trotar un ratito, aun em falta un buen de ejercicio para poder vencer las pendientes de un solo jalon y sin parar, ni hablar. El caso es que el atardecer, el sentido de culpa que traia por haber mandado a mi novia sola a una fiesta, la musica y las cosas que se pueden llegar a ver en el parque se encargaron de hacer de mi tarde una un poco extraña.

Para empezar no escuchar nada mas que la musica y el sonido de mi agitada respiracion al correr es algo que te aisla del mundo y te convierte en un expectador de ti mismo, tu capacidad de observacion segurmante se incrementa; en algun momento de mi cansancio vi a una señora que miraba en la basura en busca de algo util que llevarse, ahi estaba yo junto a ella con mi ipod y mis tenis y ropa de alguna marca por al que ella no se preocupa en absoluto, mas adelante vi a un pobre señor, ya bastante maduro, que se cayo de bici y se descalabro cañon, ya estab recibiendo primeros auxilios y a lo lejos de se veia la ambulancia que ya venia por el, pense en su familia que segurmanete no tenia idea de lo que ocurria en ese momento y en la dura noche que le esperaba al pobre señor; y asi, cada cierto numero de metros veia algo que me sacaba una sonrisa, me molestaba (como el "tren que tienen en el parque) o me ponia a reflexionar estos "misterios charros"

Ayer vi "Babel" despues de negarme a hacerlo durante meses y meses y vi una escena que me hizo pensar en mi experiencia en el parque un dia antes...

y de Babel mejor ni hablo...

3 comentarios:

ego2005 dijo...

Wow! me quito el sombrero... me hiciste reconocer el lado nihilista que todos llevamos y pocas veces lo expresamos tan claramente como lo has hecho.

Que bueno que no escribiste nada sobre Babel, porque me hubieses hecho llorar! es una película muy cruda.

Saludos Mario, y sigue corriendo!

Aranzazu dijo...

"reflexiones sobre la insoportable levedad del ser"... a mi a veces me dan en el auto, pero el claxon del auto de atras me arruina el momento.

Mario dijo...

Gracias Ego, en lo personal no soy muy fan de como escribo pero soy como un chango vestido de tenista que vi en un poster de un taller mecanico "No gano pero como me divierto", cada que leo lo que escribo me doy cuenta que necesito un bueeeen editor pero lo dejo asi, total, eso es lo que me salio.

Asi es Myrna los misterios charros. Yo no tengo tantos momentos introspectivos en el auto, normalmente cuando manejo me convierto en Jarvis o algun otro heroe en turno.