miércoles, 15 de agosto de 2012


Había un regalo de cumpleaños que no era para mí en mi escritorio, con la leyenda "Más vale tarde que nunca, feliz cumpleaños". Creí que alguien había usado mi cubículo durante mi ausencia, pero no, resulta que es un encargo para entregarlo a alguien que cumplió años hace más de dos meses. Sin embargo uno no puede evitar que la mente vuele y creer que en el fondo el regalo si era pa' mi.

3 comentarios:

GwynF dijo...

Ándale, ábrelo, es todo tuyo

Mario Muñoz dijo...

La verdad es que es pa' la Ange... se lo dare al ratillo...

Anónimo dijo...

Lo sientoooo!!! Esa fui yo