sábado, 17 de octubre de 2009

Ximena


1997 fue como diría Joel Schumaher el primer año del resto de mi vida. Durante los primeros meses me gradué, se me acabo la beca familiar y acabe por meterme de lleno al mundo laboral. La pase (la he pasado) tan bien como he pude; en aquellos dias mi círculo de amistades se concentraba  sobre todo en ex compañeros de la preparatoria, entrañables amigos que aun veo y con los que prácticamente crecí (Ya saben que el alcohol ayuda a fortalecer los lazos).

Un signo inequívoco de que las cosas empezarían a cambiar y que de hecho me impacto, ocurrió una tarde de septiembre ese año, H llego a mi casa con cara como de zombie y me conto que E estaba embarazada (obviamente de él) y que pues no sabía qué hacer, vaya ni siquiera lo podía creer; era de mis mejores amigos y aunque mostré preocupación sincera, en el fondo casi le reprochaba "abandonarme cuando las cosas empezaban a ponerse buenas"; H y E ni siquiera eran novios, ella era una niña a la que le encantaba pasar el rato con nosotros y si bien había "noviado" con uno o dos pues no se me habría ocurrido que la cosa se pusiera seria con nadie. Se veía que H había tenido una mala noche, que su mente no descansaba  y que obviamente no sabía qué hacer, como le diría a los papas de ella, como le diría a sus papas, que pasaría después, que esto, que aquello…  acabo por quedarse dormido toda la tarde en mi casa. Después me conto que ya habían hablado y que habían acordado no casarse, sacar adelante al niño y seguir tan adelante con sus vidas como sea posible.

Words… words.. words…

La boda de H, apenas unas 7-8 semanas después de aquella tarde (esa es ooootra historia que merecería ser contada por separado)  fue la primera de un amigo de verdad; aun tengo en mi escritorio una foto en donde estamos todos los "de la bolita" de aquellos años, como 20 amigos que hoy día, 12 años después estamos casi igualitos y todos relativamente bien. Cuando la Wera ve esa foto apenas y puede creer lo delgado que alguna vez fui (ja ja ja).

A fue el segundo en seguir los pasos de H, y su historia a pesar de paralela, obviamente fue distinta. Sin embargo hoy en día también sigue junto a J.

Ambas bebes nacieron el mismo día en el mismo hospital, yo me tome la tarde en mi trabajo y corrí a donde estaban, el pequeño hospital estaba lleno de nosotros , para todos era una nueva experiencia el visitar a un amigo para ver a su recién nacido. Es una tarde que tengo muy grabada en mi memoria, aun puedo sentir el maldito calor que hizo aquel día de Mayo.

H y E tuvieron sus años (muy) difíciles al principio, vivieron un tiempo en casa de los padres de el (con los obvios problemas que esa situación conlleva) , y después en una casona propiedad de la abuela de ella. Con el tiempo la familia de ella cobijo a H en el negocio familiar y ahora gozan de cierta estabilidad financiera. A pesar de lo platicado antes de su boda acabaron por convertirse en una pareja estable y se dieron inclusive la oportunidad de tener otras 2 niñas. Pero por todo lo especial que conlleva su historia, de esas niñas es X quien sigue siendo mi favorita. No hace mucho me entere que su juguete favorito es un "Tigger" que atesora desde bebe y que yo le regale el día de su bautizo, ya casi no los frecuento, pero ella sabe bien que fui yo quien le hizo ese regalo. Sus hermanas han preguntado por que nunca les día algo así a ellas.

Esta mañana me apareció una “sugerencia” en Facebook, agregar a X a mi lista de contactos.

Vaya que eso me haría sentir viejo.

4 comentarios:

donna nobile dijo...

Hola, he estado leyendo varias entradas tuyas y me parece que tu redacción es fluida y agradable, sin duda eres un buen narrador. Te aseguro que muchos quisiéramos tener esa habilidad.

Sólo sugiero que pongas las tildes que deben llevar las palabras, porque le da más precisión al texto y evita que tus lectores duden de lo que quieres decir en algún momento y tengan que seguir leyendo y regresarse luego para comprobar que su hipótesis era correcta pero ahí hay una falta ortográfica. Es sólo una sugerencia. Gracias y que estés muy bien.

Mario dijo...

Gracias Donna, Reconozco que soy terrible con las tildes en la computadora, escribiendo a mano me defiendo un poco más, aunque últimamente he usado en editor de texto antes de postear, igual ya lo notaste. Me hiciste recordar este blog: http://acentosperdidos.blogspot.com/
Saludos!

Julia dijo...

Querido R. de J.:

Tu texto me ha tocado tanto las fibras sensibles del mi alma a punto de añejamiento que ni cuenta me he dado de la falta de acentos... y mira que soy tiquismiquis con eso... supongo que comenzamos ahora a comprender la fascinación proustiana que, sin alarmismos, contempla asombrada el paso del tiempo como quien mira desplazarse a los objetos inertes.

Un abrazo grande desde el otro lado del Atlántico, donde el tiempo pasa, a pesar de todos.

Julia

Mario dijo...

Mi querida Tia Julia,

Tu siempre defendiéndome , agradezco te pases por aquí al menos para saludar a R de J. Un saludo Gachupo. =)